Y es que la pequeña de 4 años que vive en Escocia, Reino Unido, está en tratamiento para la leucemia que padece, razón por la cual su padre no había podido acompañarla de cerca, pues él debió seguir yendo a su trabajo y significaba un riesgo muy alto compartir con ella de otra manera, teniendo en cuenta el estado en que se encuentra la niña.

Con su familia, Scott tomó la dura decisión de mudarse por un tiempo, para proteger a su hija, pero ahora, casi dos meses después, el hombre dejó de trabajar y cumplió con una cuarentena estricta antes de volver a entrar a su casa, con la menor.

La gran sorpresa para Mila fue que su padre, que iba a visitarla todos los días y a hablarle a través de la ventana o por una puerta a medio abrir, esta vez entró a darle un fuerte y emotivo abrazo.

El emocionante momento fue replicado por la revista People y al verlo es casi imposible no contagiarse con la alegría de la familia: