El agente de 42 años, al cual no identificaron, no estaba de servicio y por eso salió a trabajar en la plataforma de transporte. Aceptó un viaje y cuando estaba llegando a su destino, fue interceptado por dos ladrones, publica el diario Crónica.

Según el relato del policía, los jóvenes lo amenazaron con una pistola, que terminó siendo falsa, y le exigieron que entregara todo el dinero que tenía. Sin embargo, el gendarme sacó su arma reglamentaria y cuando los delincuentes quisieron escapar, le disparó a uno de ellos, explica el mismo medio.

Quien murió en la escena del crimen fue Esteban Alexis Batista, de 19 años, al recibir al menos un disparo en el pecho. El joven quedó postrado al lado del carro Renault Sandero de color negro.

Por su parte, el cómplice, Joel Corleto, de también 19 años, quedó petrificado. Así, el hombre que iba a ser robado lo retuvo y luego lo entregó a las autoridades competentes, detalla Crónica.

Los 2 jóvenes criminales tenían antecedentes penales por distintos hechos e infracciones a la Ley de Drogas. Además, la fiscalía señaló que el oficial de la Gendarmería Nacional Argentina (GNA) actuó en “legítima defensa” y lo dejó libre sin cargos, finaliza el rotativo argentino.