Mallory, expropietario del canal de televisión LaGrange WCAG-TV, fue detenido en 2011 y declarado culpable de 60 cargos de explotación de niños, manipulación de pruebas y tres cargos de invasión de la intimidad, en diciembre de 2012, recuerda el diario Atlanta Journal Constitution.

Las autoridades le descubrieron unos 26.000 archivos digitales que contenían pornografía infantil, por lo que, explica ese medio, en 2013 fue sentenciado con una condena conjunta de 1.000 años de prisión.

Pero ahora el pedófilo tiene la oportunidad de pasar el resto de su condena bajo libertad condicional, después de ser liberado el pasado 27 de mayo por la Junta Estatal de Indultos y Libertad Condicional, a pesar de la queja del fiscal Herb Cranford, indica el rotativo estadounidense.

De acuerdo con las leyes estatales de Georgia, la libertad condicional puede otorgarse a prisioneros que ya cumplieron 7 años en la cárcel, cuyas sentencias consecutivas sumen 21 años o más. Los funcionarios que liberaron al pedófilo dijeron que cumplió con ese requisito, completando 7 años y 5 meses, detalla Atlanta Journal Constitution.

“Las pruebas demostraron que Mallory, a sabiendas e intencionalmente, buscó, reunió, descargó y guardó estas imágenes y videos de niños violados, torturados y explotados sexualmente”, se quejó Cranford por la decisión, y recordó que instaló en su oficina unas cámaras ocultas con las que grababa a jóvenes empleadas bajo sus escritorios.

Sin embargo, la decisión ya está tomada y el estadounidense podrá pasar el resto de su vida bajo libertad condicional, lo que exige que esté bajo monitoreo electrónico y tiene prohibido contactar con alguna de sus víctimas, finaliza el medio.