Esta medida entra en vigor este martes y significa que los fieles y los turistas no podrán reunirse el miércoles en la plaza de San Pedro para la tradicional audiencia del papa, que será retransmitida por video.

El número de infectados en Italia ascendió a más de 9.000 y es el país con más crecimiento en contagiados mientras China,lugar donde nació el brote, ya parece haber controlado el coronavirus con cada vez menos casos.

Por ello, las autoridades italianas aislaron a todo el país para frenar la propagación del coronavirus.

“No habrá una zona roja y otra no. Italia estará protegida en su conjunto. Se trata de evitar los movimientos en toda la península, con excepción de casos de necesidad”, manifestó Giuseppe Conte, primer ministro italiano.

Según los últimos datos reportados en todo el mundo, son un poco más 116.000 las personas que han sido contagiadas del COVID-19, de las cuales 4.087 murieron.

En China, donde la epidemia fue inicialmente identificada en diciembre pasado, los nuevos casos han disminuido de forma constante en las últimas semanas, en una señal de que las medidas de bloqueo sin precedentes parecen estar funcionando.

El martes, China reportó solamente 19 nuevos casos confirmados; el número más bajo desde que el gobierno comenzó a contar las infecciones, el 21 de enero, según la Comisión Nacional de Salud.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló el lunes que más del 70 % de las personas infectadas con el nuevo coronavirus en China se han recuperado, y agregó que el país estaba “controlando su epidemia”.

Por ello, hubo señales en días recientes de que algunas de las medidas para restringir el movimiento y la reunión de personas podrían levantarse, con algunas regiones reabriendo escuelas o anunciando fechas para reanudar las clases.

La mayoría de los 16 hospitales improvisados abiertos en Wuhan ya han sido cerrados, y se espera que los dos últimos cierren este martes.