De acuerdo con el Daily Mail, que cita a un medio local, el adolescente, de apellido Liu, se sentó en una mesa vacía de la pollería, conectó su ‘smartphone’ marca Huawei y comenzó a jugar con esta, cuando de repente y minutos después, una fuerte carga eléctrica acabo con su vida.

Una cámara de seguridad grabó el lamentable momento en que el cuerpo del menor se sacude, para finalmente terminar en una posición rígida, explica el mismo medio.

El niño de 13 años fue trasladado a un hospital cercano, pero falleció a pesar del intento de los médicos por reanimarlo. Lo que llamó la atención es que el informe de la muerte dice que había muerto por “conmoción”, definida como una lesión traumática del cerebro producida por un golpe, principalmente por algún deporte de alto contacto, detalla el rotativo británico.

La hermana de la víctima dijo que el menor de edad tenía marcas de quemaduras en la cara y cuerpo, por lo que pidió a las autoridades chinas que inicien una investigación del caso, atribuyendo la culpa de la muerte a la conexión eléctrica que tenía el restaurante, indica Daily Mail.

Pues ella relató a la policía que, aunque el cargador no era original, lo había probado con el mismo celular en otro enchufe y había funcionado normalmente. Por esto, el restaurante estuvo cerrado por dos días, mientras se hacen las respectivas pesquisas, finaliza ese medio.