Los dos se habían conocido en un sitio de internet que reúne a fetichistas de eunucos (castrados).

“Esta historia es un poco… digamos, sensible”, advirtió en un comunicado la comisaría del condado de Highlands, en el centro de Florida. “Definitivamente se quedará en la memoria por un tiempo”.

Poco antes de la medianoche del domingo, la policía que acudió a una llamada de emergencia encontró a Gary Van Ryswyk, de 74 años, y a otro hombre que sangraba profusamente en la cama y se cubría con una toalla en la ingle.

Van Ryswyk “contó al oficial que acababa de castrar al hombre y, por decirlo de alguna manera, no atajó la bola”, escribió la policía el martes.

El cuarto estaba dispuesto como una sala de cirugías improvisada y había una cámara que grababa el procedimiento. “Había un recipiente rosado que contenía dos partes humanas que hasta muy poco antes solían estar bastante más cerca de la víctima”, prosiguió el texto.

El autor de la castración fue arrestado, mientras que el otro hombre fue enviado a un hospital cercano y está estable.

Van Ryswyk dijo a la policía que conoció a la víctima en una página de la web oscura que reúne a personas con un fetiche por las castraciones.

Le había dicho a su víctima que él había practicado con animales y que se había removido uno de sus propios testículos en 2012.

También afirmó que ya había hecho un procedimiento similar en un motel hace unos años con los mismos resultados chapuceros de esta vez.

Van Ryswyk fue acusado de practicar medicina sin licencia provocando lesiones corporales.