China registró este jueves menos decesos por el coronavirus que el miércoles y, pese al leve incremento de los contagiados, los nuevos positivos continúan en descenso, datos que concuerdan con las previsiones del neumólogo chino Zhong Nanshan.

Zhong, médico al frente del operativo del gobierno de China para plantar cara a la epidemia, indicó en una rueda de prensa en la ciudad sureña de Cantón que el país asiático confía en “tener el brote bajo control, en términos generales, para finales de abril”.

El especialista en enfermedades respiratorias indicó que el número de casos en China comenzó a disminuir después del 15 de febrero: “Ya dijimos que el pico debía tener lugar a mediados o finales de febrero dada la fuerte intervención del Estado y por las cancelaciones de viajes tras las vacaciones del Año Nuevo chino“.

Estas medidas habrían logrado -según el jefe del equipo de expertos médicos de la Comisión Nacional de Sanidad de China- que la epidemia no llegara de manera masiva a otras ciudades como Pekín que, tras días sin nuevos infectados, detectó 10 este miércoles después de que una mujer lograra burlar la cuarentena de Wuhan, epicentro del brote, y llegara hasta la capital.

Mientras tanto, la citada comisión informó que, hasta la pasada medianoche del miércoles se habían registrado 433 nuevos positivos y 29 muertes a consecuencia de la resultante neumonía Covid-19 en China, en un día en el que Corea del Sur, por ejemplo, registró 505 casos.

Los datos suponen un mínimo avance en nuevos contagios de casi el 7 % con respecto al día anterior, y una significativa caída de la cifra de defunciones registradas el miércoles: 44 % en comparación con el martes.

Las cifras oficiales acumuladas arrojan un total de 2.744 muertos (la mayoría personas de la tercera edad) entre los 78.497 infectados diagnosticados hasta la fecha, de los cuales 43.258 siguen activos, con un 19,3 % de estos (8.346) en estado grave.

La buena noticia es que 32.495 personas han respondido positivamente al tratamiento y han sido dadas de alta.

Además, los datos de la Comisión Nacional de Sanidad muestran que 22 provincias chinas (que sumarían un 70 por ciento del territorio chino) no registraron ningún nuevo caso en el último día.

Zhong también aseguró que algunos pronósticos de expertos extranjeros, como que China registraría más de 160.000 contagiados, “no tomaron en cuenta la intervención del gobierno chino”.

“Nuestro equipo pronosticó alrededor de 70.000 pacientes infectados por el virus. Presentamos esas cifras a una publicación internacional, pero el documento no fue aceptado”, aseguró.

También afirmó que China debe ahora “mejorar la cooperación y compartir su experiencia con otros países” dado el rápido aumento de casos en países como Corea del Sur, Italia o Irán.

El epidemiólogo sorprendió al afirmar que, aunque la epidemia comenzó a extenderse en el país asiático, el primer caso de coronavirus pudo no haber ocurrido en China.

“Cuando realizamos nuestros primeros pronósticos, solo pensábamos en China y no en otros países. Pero vemos que se están produciendo brotes en otros países. Aunque el brote comenzara en China, no necesariamente significa que China fuera la fuente“, afirmó.