Whitty le prendió fuego a un repetidor de la compañía Vodafone en Kirkby, en el noroeste de Inglaterra.

El británico se había declarado culpable del ataque, ocurrido en abril, antes de ser condenado por un tribunal de Liverpool.

“En mi opinión aquí hubo un alto grado de planificación y premeditación”, afirmó el juez Thomas Teague. “El objetivo era poner el repetidor fuera de servicio, hubo intención de causar daños muy graves a la propiedad”, agregó.

Al examinar el celular de Whitty, la policía encontró búsquedas sobre la 5G y videos de otras antenas telefónicas en el área de Liverpool. 

Whitty, padre de tres hijos, tenía 29 condenas previas que incluyen asalto y posesión de arma de fuego.

Docenas de ataques tuvieron lugar en todo el Reino Unido a raíz de la propagación de una teoría conspirativa según la cual las antenas de 5G eran responsables de la pandemia.

Según esa teoría, los síntomas del COVID-19 son causados por la radiación electromagnética y no por un virus, una idea desacreditada por los científicos.