De acuerdo con la agencia de noticias Europa Press, el modus operandi de la banda consistía en engañar a mujer en Colombia ofreciéndoles falsas ofertas de trabajo y cuando llegaban a España, las obligaban a prostituirse, e incluso a drogarse o facilitar estupefacientes a los clientes que lo pedían.

La organización delincuencial usaba a “controladoras”, las cuales tenían la tarea de vigilar las 24 horas a las afectadas mediante cámaras de vigilancia, a las cuales podían acceder desde sus teléfonos celulares, explica esa agencia.

A las mujeres engañadas les quitaban sus pasaportes y les decían que al llegar a Zaragoza habían adquirido una gran deuda y por eso debían trabajar para ellos. Cuando alguna se oponía, amenazaban con agredir a sus familias, detalla Europa Press.

La policía de Zaragoza intervino una casa de citas de 4 pisos y otras 3 casas particulares donde incautaron 14.000 euros (unos 53 millones de pesos), varios sobres de cocaína, alrededor de cien pastillas de éxtasis, 100 gramos de marihuana y celulares de alta gama, indica ese medio.

Los 10 colombianos ya fueron judicializados y las autoridades españolas, con ayuda de Interpol, no descarta más arrestos.