El confeso homicida fue identificado como Oleksandr, de 41 años, y ahora enfrenta una pena de 15 años de prisión, según publica el canal de televisión local ICTV.

De acuerdo con el relato de las autoridades, Oleksandr y su novia, de 50 años pero de la cual no revelaron su identidad, estaban compartiendo unos tragos en su casa, en el centro de Kryvyi Rih, cuando de repente el sujeto le cortó el cuello con un cuchillo de cocina, indica el mismo medio.

Luego, le cortó parte de las piernas y el cuerpo restante lo metió en un bolsa. En horas de la noche, arrastró el cuerpo sin vida de la mujer a unos 500 metros de su casa y lo arrojó al río Inhulets, señala el canal ucraniano.

Al otro día, en la mañana, una familia, padres e hijos, encontraron los restos de la víctima cuando caminaban por la zona.

“Estábamos buscando un lugar de pesca cuando nos topamos con el saco. Vi unas nalgas desnudas sobresaliendo y me di cuenta de que eran restos humanos. Llamé a la policía”, dijo el padre de familia a ICTV.

Cuando identificaron a la mujer, la policía fue directo a la casa de ella y allí encontró a Oleksandr, el cual sin sonrojarse reconoció que la había asesinado y que en ese momento estaba comiendo, de una sartén, un pedazo de carne de la pierna de su novia, detalla el mismo canal.

Les dijo (a los policías) que había cocinado y comido las piernas de su pareja porque le había dado hambre”, finaliza ICTV.