Morawiecki habló este jueves en rueda de prensa, en la que también dijo que entre los capturados en la operación de las autoridades polacas hay cuatro colombianos, dos polacos y un iraní, según Reuters.

El alijo está avaluado en 514 millones de euros (unos 569 millones de dólares, o algo así como 1,9 billones de pesos), informó, por su parte, el portal Polandin.com.

Ese medio agrega que la operación estuvo a cargo de la Administración Nacional de Ingresos (KAS) y la Oficina Central de Investigación de la Policía Nacional (CBŚP).

“A escala europea, fue una operación muy fructífera, ya que impidió la propagación de drogas en todo el continente”, señaló el primer ministro Mateusz Morawiecki, citado por el mismo portal.

La fábrica ilegal y el almacén que almacenaban drogas operaban en la provincia de Wielkopolskie, en el centro-oeste de Polonia, precisa el mismo medio. La carga de Colombia, que oficialmente contenía tiza, debía descargarse en el puerto de Gdynia y luego transportarse al escondite.

La incautación de las dos toneladas de coca es el resultado de varios meses de investigación de las autoridades, sigue Polandin.com, pero “se decidió esperar la oportunidad perfecta antes de llevar a cabo una redada, que apareció con el transporte de ‘tiza’”.

Los investigadores de CBŚP, con la ayuda de dispositivos escaneo y un perro, encontraron 74 bolsas con 1,850 kilos de cocaína de alta calidad, precisa ese medio, y da otro impresionante detalle: “Se estimó que la droga incautada sería suficiente para 7.5 millones de porciones de cocaína, que estaba destinada a los mercados de drogas de varios países de la UE”.