Según una de las víctimas de esa secta, que llegó a expandirse hasta Milán y Pavía, el líder, conocido como ‘El doctor’, decidía todo en la vida de las “adeptas” o víctimas, publica en un comunicado la policía de Italia, sobre la que denominó la ‘Operación Dionisio’.

Los psicólogos lograban “lavarles” el cerebro, hasta el punto en que las víctimas se mostraban abiertas a las prácticas sexuales de la secta, sin cuestionar la violencia y los abusos de todo tipo, indica la policía italiana en el comunicado.

El objetivo de ‘El doctor’, según la víctima que expuso la secta, era apagar “el yo pensante”, “encender el fuego interior” y entrar en un “mundo mágico, fantástico y sumamente secreto”, todo esto mediante dolorosas torturas sexuales.

La organización tenía una gran red de actividades comerciales, como escuelas de baile, una tienda de artesanía e incluso una editorial. A través de esos  negocios legales reclutaban a las jóvenes. Incluso, dicen las autoridades, eran obligadas a pagar cuotas de membresía cuando los psicólogos lograban hacerlas dependientes de las torturas.

La joven que dio todos los detalles la policía rompió su silencio y denunció a ‘El doctor’ luego de superar varios traumas causados por las actividades practicadas en la secta.

Gracias a ella, la policía desmanteló la organización mediante la ‘Operación Dionisio’, llevada a cabo durante la noche del pasado sábado hasta la madrugada del domingo.

Por ahora, son 30 los sospechosos a los que las autoridades van a llevar a la justicia para que respondan por la esclavitud y numerosos delitos del ámbito sexual, finaliza el comunicado de la policía italiana.