El documento elaborado por la Congregación para el clero con el título: ‘La conversión pastoral de la comunidad parroquial al servicio de la misión evangelizadora de la Iglesia’, fue aprobado por el papa Francisco el 27 de junio y publicado el 20 de julio.

En el comunicado se recuerda el inicio del ministerio del papa Francisco, la importancia de la “creatividad” y  “buscar caminos nuevos”.

“Es, ciertamente, una invitación a las comunidades parroquiales a salir de sí mismas, ofreciendo instrumentos para una reforma, incluso estructural, orientada a un estilo de comunión y de colaboración, de encuentro y de cercanía, de misericordia y de solicitud por el anuncio del evangelio”, anunció El Vaticano.

Dentro de los temas abordados están las ofrendas por la celebración de la eucaristía en el punto XI, número 118, en la cual se confirma que la ofrenda no es una “contribución a exigir”, es un acto libre por parte del oferente, que se le deja a su conciencia y a su sentido de responsabilidad eclesial.

“No dar la impresión de que la celebración de los sacramentos—especialmente de la santísima eucaristía— y las otras acciones ministeriales pueden estar sujetas a tarifas”, explican en el texto.

El ejemplo de parte de los sacerdotes es primordial, El Vaticano les hace un llamado a ser más “virtuosos” en el uso del dinero, tener un estilo de vida sin excesos en el plano personal.

Dentro del texto, les recomiendan a los sacerdotes celebrar la misa aun cuando no reciban ningún estipendio y evitar hasta la más pequeña apariencia de negociación o comercio en ese aspecto.