Según la madre de la niña, que también pidió su anonimato, Forza lleva encerrada 4 meses y para poder salir a la calle las autoridades exigen 2 pruebas de hisopado negativas con 24 horas de diferencia, según publica el diario Il Corriere della Sera.

Desafortunadamente, a pesar de que hace 120 días que no tiene síntoma alguno del coronavirus, que no contagió a ningún familiar y que hasta desarrolló anticuerpos, algunas pruebas siguen dando positivo.

“Se necesita un hisopado doblemente negativo para liberar a mi hija de manera legal pero ya no quiero someterla a este estrés. La atormentan las pesadillas, se despierta gritando, habla de monstruos y malos médicos”, dijo la madre al mismo medio.

De acuerdo con el relato de la madre, a mediados de abril, le aparecieron manchas en las manos a su hija. “Tenía miedo, en esos días se hablaba del síndrome de Kawasaki relacionado con el COVID-19 en niños”, agregó la mujer en Il Corriere della Sera.

Las pruebas de aquel momento arrojaron un resultado “débilmente positivo”. Los siguientes 4 tests practicados a Forza, luego de que ya ningún síntoma se asomaba, fueron contradictorios.

Además, terminaron molestando a la pequeña, pues en menos de un mes le practicaron 5 hisopados, procedimiento muy invasivo para alguien tan pequeño, por lo que tenía que ser inmovilizada para que los hisopos de algodón le fueran insertados en la nariz y la boca en busca del coronavirus, detalla el rotativo italiano.

Cansada de la situación y la alteración anímica de su hija, la madre de familia decidió llevar el extraño caso ante las autoridades, a las cuales les pidió alguna solución.

El Ministerio de Salud está de acuerdo con la mujer en el sentido de que Forza no es ya no es un peligro para los demás, sin embargo, no le dieron permiso de salir de la casa. “Todos me han confirmado que la niña ya no es contagiosa, pero nadie asumió la responsabilidad de liberarla”, se quejó la madre en el Corriere.

Pido que se evalúen otros elementos para el fin de la cuarentena… Los niños no pueden ser sometidos a semejante violencia”, finalizó la italiana y explicó que aunque su hija ya empezó a salir a la calle, el problema será cuando vayan a matricularla a un jardín y siga dando positivo por coronavirus.