El trabajo científico, desarrollado en Malasia, busca llevar al animal a ese país después de la muerte del último ejemplar que había en esa nación, el año pasado. 

Tenemos confianza en la tecnología para lograrlo, pero necesitamos unos 1,1 millones de dólares (unos 4.200 millones de pesos). Estamos buscando patrocinadores”, dijo a Efe Muhammad Lokman, investigador de la Universidad Islámica Internacional de Malasia.

Lokman agregó que han conservado tejidos vivos de diferentes órganos como los riñones, el hígado, la piel o el corazón de los tres últimos ejemplares de rinoceronte muertos en el país. 

El objetivo del proyecto es clonar al menos cinco o seis ejemplares para garantizar la rehabilitación de la especie en Malasia. Esta técnica se usó para clonar a la oveja Dolly en 1997, pero es la primera vez que se trata de aplicar para revivir animales desaparecidos.  

Este proyecto de clonación comenzó después de que en noviembre del año pasado falleciera Imam, el último ejemplar de rinoceronte de Sumatra en Malasia debido a un cáncer a los 25 años.  

La muerte de Imam, una hembra, en la provincia malasia de Sabah en la isla de Borneo, causó conmoción entre muchos malasios y la comunidad de científicos y conservacionistas, después de que el último macho falleciera seis meses antes. 

Según la ONG Save the Rhino International, en Asia quedan unos 3.500 ejemplares de rinoceronte de la India, mientras que en África hay entre 5.300 y 5.600 rinocerontes negros y entre 17.000 y 18.000 rinocerontes blancos.