Araujo, que no se percató de que la transmisión ya estaba en directo, culpó agresivamente a su mujer (identificada como Déborah) por la mala posición en la que se encontraba la cámara del celular.

En el video, difundido en las diferentes redes sociales, se puede apreciar cómo el pastor brasileño se puso de pie, salió de cuadro y empezó a insultar a Déborah. Incluso, se escucha un fuerte golpe.

“Estoy harto, mierda. ¡Haz las cosas bien, imbécil! Ordena el negocio”, gritó Araujo minutos antes de que empezará a dar su sermón. Al final, el evangélico volvió a sentarse y, como si no hubiera pasado nada, miró a la cámara y proclamó “la paz del Señor”.

Debido al escándalo que se generó en Brasil, el religioso –representante de la iglesia ‘Dios es amor’ (una de las más importante de Sao Paulo)– compartió otro video disculpándose con su esposa por este lamentable hecho.

“Quiero pedir perdón públicamente por mi actitud. Además, quiero ofrecerles disculpas a mi familia y a todos los pastores que han confiado constantemente en mi trabajo”, manifestó Araujo.

El evangélico, por último, aseguró que en ningún momento agredió físicamente a su pareja y que el golpe que se escuchó en la transmisión fue un celular que se cayó al piso. “Con Déborah hemos vivido cuatro años juntos abrazando la obra del Señor”, concluyó.

A continuación, el video: