Lamentablemente, Jones llegó con 25 minutos de retraso al lugar, donde además murieron otros 2 menores de edad, publica el diario The Washington Post.

El incendio fue reportado en la madrugada del pasado domingo y se generó por una sobrecarga eléctrica que se presentó en la casa, que hace poco fue convertida en una guardería, detalla el mismo medio.

Valerie Lockett-Slupski, abuela de varios de los niños fallecidos, dijo que ellos se estaban quedando ahí porque sus padres trabajaban durante la noche, explica el rotativo estadounidense.

La mujer que cuidaba a los niños fue trasladada con vida al hospital UPMC Mercy y ahora está en condición estable, al sufrir graves quemaduras.

Shevona Overton, madre de los 3 hijos de Jones, señaló a The Washington Post que “había perdido un pedazo de mí que nunca puede ser reemplazado”.

Me duele mucho que mis bebés se hayan ido. Los amo mucho. Solo me dolía por dentro al saber que mis hijos estaban peleando contra en ese incendio. Cada minuto, siento el mismo dolor”, añadió.