Según el relato de The Washington Post, los miles de seguidores de Trump estaban atentos a las palabras de su mandatario, pero de un momento a otro se distrajeron y todos voltearon para mirar a lo más alto del recinto de la Universidad del Sur de Nuevo Hampshire.

Trump se dio cuenta de que algo pasaba, tuvo que parar su discurso y voltear a mirar que era lo que había llamado la atención de sus seguidores, que para ese momento vociferaban: “¡Estados Unidos!”, explica el mismo medio.

Por ello, el presidente de EE. UU. creyó que se trataba de un ciudadano opositor y le dijo, en tono molesto: “Ese chico tiene un grave problema de peso. Vete a casa y comienza a hacer ejercicio. Sáquenlo de acá, por favor”, como se ve en varios videos difundidos en redes sociales.

No quedó claro exactamente a quién apuntaba Trump, debido a que en las imágenes del mitin se mostró a varias personas saliendo del lugar en ese momento y, además, un reportero que se encontraba cerca indicó que el presidente pudo haber criticado por error a uno de sus propios partidarios, y señaló que los manifestantes que se fueron eran “delgados”, detalla The Washington Post.

Este rotativo explicó que el “insulto personal” ya es algo normal en Donald Trump y lo crítico por tener una “dieta poco saludable” y hacer muy poco ejercicio, más allá de algunas rondas “regulares” de golf. Por último, le recordó que en 2018 pesaba casi 110 kilos.