El resultado del examen RT-PCR “debería salir en pocas horas y esperaré con bastante ansiedad porque no aguanto esta rutina de quedarme en casa, es horrible”, dijo Jair Bolsonaro en entrevista telefónica con el canal CNN Brasil desde su residencia oficial en Brasilia, el Palacio de Alvorada.

Escéptico de la pandemia y contrario a las cuarentenas aplicadas en los estados brasileños, Bolsonaro reiteró, como en recientes días, que se siente “muy bien”, sin fiebre y sin problemas para respirar. Tampoco ha perdido el sentido del gusto, uno de los síntomas más comunes del coronavirus.

“No se si se confirmará si tengo el virus con el nuevo examen, pero si está todo bien vuelvo al trabajo. Claro que si es al contrario, esperaré unos días más”, agregó el presidente de 65 años, que aspira a retomar sus actividades como mucho dentro de una semana.

“Por lo demás todo bien, estamos despachando por videoconferencia todo el tiempo y estamos haciendo lo posible para no dejar que las cosas se acumulen el tiempo que estoy en Alvorada”, agregó el mandatario en la misma cadena.

Bolsonaro dijo el jueves pasado que desde que comenzó a sentirse mal tomó un comprimido diario de hidroxicloroquina, un fármaco antipalúdico cuya eficacia contra el coronavirus no está científicamente probada.

“Funcionó, estoy muy bien gracias a Dios”, dijo el mandatario brasileño, que defiende el uso del medicamento para tratar el COVID-19 a pesar del fuerte debate en la comunidad científica internacional sobre su idoneidad.

Brasil es el segundo país con más casos y más muertes por coronavirus, detrás de Estados Unidos. Hasta el lunes, se registraron 72.833 personas fallecidas y 1,8 millones de casos confirmados.