De acuerdo con la Policía Nacional de Bélgica, el joven de 21 años murió este sábado en la noche en Amberes después de lanzarse por una ventana cuando intentaba escapar de un control policial, tras participar de la ilegal fiesta.

“Estoy conmocionado por la muerte de este muchacho”, manifestó el alcalde de la ciudad, el nacionalista flamenco Bart De Wever, quien expresó su “más sentido pésame a su familia y seres queridos”.

La Fiscalía, igualmente, señaló que la policía llegó al hotel a las 4:00 de la mañana (hora local) debido a que recibió varias llamadas de algunos vecinos, donde se quejaban de los ruidos procedentes de una de las habitaciones del establecimiento.

Aunque los oficiales le realizaron los reactivos trabajos de reanimación, el cuerpo de seguridad señaló que el joven falleció en el lugar de los hechos debido a la gravedad de las heridas que sufrió.

El ente acusador finalmente puntualizó que va a designar un juez de instrucción para aclarar las circunstancias exactas en las que se presentó la muerte del hombre de 21 años, quien no fue identificado.

Las reuniones de más de cuatro personas están prohibidas actualmente en Bélgica producto de la pandemia del COVID-19. En otro barrio de Amberes, una mujer se lesionó el hombro después de saltar por una ventana para escapar de la policía durante una fiesta, a la cual asistieron 16 personas.