“A las 04H00 (01H00 GMT) los equipos de seguridad industrial de Aramco intervinieron en incendios en dos de sus instalaciones en Abqaiq y Khurais”, precisó la agencia, añadiendo que los “dos incendios estaban controlados”.

Tras el ataque, se abrió una investigación, según la misma fuente, que no dio detalles sobre el origen de los drones.

Por el momento, el ataque no fue reivindicado.

Los rebeldes yemeníes, apoyados por Irán, reivindican a menudo disparos de drones o de misiles contra objetivos sauditas. Afirman actuar como represalia a los ataques aéreos de la coalición liderada por Arabia Saudita, que interviene en Yemen en apoyo a las fuerzas progubernamentales.

La coalición, que interviene contra los rebeldes hutíes desde 2015, ha confirmado algunos de estos ataques y ha desmentido otros.

El 17 de agosto, los rebeldes hutíes anunciaron que perpetraron un ataque con 10 drones, “el más masivo jamás lanzado en Arabia Saudita”, contra el campo de Shaybah (este), que provocó un incendio “limitado”, según Aramco, en una instalación gasífera, sin causar heridos.

El 14 de mayo, los hutíes, que controlan vastas zonas en Yemen, reivindicaron un ataque con drones en la región de Riad, contra dos estaciones de extracción de un oleoducto que une el este y el oeste del reino, primer exportador de petróleo mundial.

Este ataque conllevó la interrupción temporal de las operaciones en el oleoducto, agravando las tensiones en la región del Golfo.

AFP