El crimen, del cual no se conocen por ahora las causas, ocurrió este sábado en Broto, un pueblo de la provincia española de Huesca (norte).

El fallecido, del que sólo se facilitó la edad, regentaba el bar-restaurante Vallés de esta población de los montes Pirineos, un establecimiento del que se hizo cargo cuando se jubilaron los anteriores dueños y en el que también trabajan sus padres, explicaron a Efe personas que lo conocían.

El hombre, que llegó a Broto hace unos años, se encargó del establecimiento junto con su pareja, también de origen colombiano.

Los agentes encontraron el cadáver en la vivienda del hombre con “signos de violencia” y “tenía, al parecer, heridas de arma blanca”, según publica el periódico regional El Heraldo de Aragón.

La excompañera del ciudadano colombiano fue detenida, informaron a Efe fuentes de la investigación.