El crimen ocurrió el miércoles pasado en el momento en que Majors iba por el parque Morningside, cerca del Barnard College donde estudiaba y también la Universidad de Columbia.

El niño estaba en el vestíbulo de un edificio cerca del parque y usaba ropa que coincidía con la descripción de un sospechoso, Fue arrestado por entrar sin autorización a una propiedad. Al registrarlo los agentes encontraron que llevaba un cuchillo.

El niño, que vive en Harlem, fue acusado de asesinato, robo y posesión criminal de un arma, de acuerdo con fuentes del New York Times.

Indica además que las autoridades creen que el menor era parte del grupo que atacó a la estudiante en el parque de Manhattan y que otras dos personas participaron en el apuñalamiento de Majors, que era de Virginia.

De hecho, otro sospechoso está siendo interrogado y, según la cadena ABC, sería otro menor, de 14 años, mientras que las autoridades continúan en la búsqueda de quien consideran fue el autor del crimen.

El asesinato ha generado preocupación sobre la seguridad en la zona del norte de Manhattan y llevó al alcalde Bill de Blasio a aumentar la vigilancia policiaca.

“Es increíble que pueda suceder al lado de uno de nuestros grandes campus universitarios, es una realidad inaceptable”, sostuvo De Blasio tras conocer del suceso, que ha consternado a la comunidad universitaria y a residentes, que cuestionan la seguridad.

El parque está en un vecindario que, según la policía, se ha vuelto más seguro a través de los años y los delitos principales se han reducido, destaca el New York Times.

Pero los residentes de esta comunidad han manifestado su preocupación por los persistentes delitos que ocurren en el parque, aun cuando ha mejorado el vecindario a su alrededor.

De acuerdo con el diario, en lo que va de año se han reportado 20 robos dentro del parque Morningside, cerca de donde Majors fue asesinada, mucho más que los siete ocurridos el pasado año a esta fecha.

La policía señaló recientemente haber arrestado a varios adolescentes por el patrón de robos en el área, mientras que la Universidad de Columbia ha aumentado la seguridad pública a lo largo del parque con más patrullas y vigilancia a pie.

El asesinato de la joven, que estaba interesada en el periodismo y tocaba en una banda de rock, estremeció a la comunidad estudiantil.

El jefe de detectives de la Policía de Nueva York, Rodney Harrison, ha dicho que Majors caminaba por el parque cuando un grupo se le acercó.

También que hubo una lucha y que uno de los atacantes la apuñaló varias veces, tras lo cual huyeron.

De acuerdo con el detective, Majors logró subir un tramo de las escaleras y salir a la calle donde un guardia de seguridad de la universidad la encontró y fue llevada a un hospital del área donde murió debido a las heridas.

La joven se había mudado recientemente a Nueva York para asistir la universidad y los fines de semana cantaba con la banda de rock Patient 0, que este otoño había lanzado su primer disco y ofrecido su primer concierto en Nueva York el pasado octubre.

“Perdimos a una joven muy especial, muy talentosa y muy querida”, declaró su familia, que recordó que “Tess brilló en este mundo y nuestros corazones nunca serán los mismos”.