El camión, fabricado en roble, lleva 21 años en la familia y, aunque era un juguete para los más pequeños de la casa, se convirtió por un tiempo en el vehículo que ayudaba a la familia para llevar a la abuelita hasta el centro de Achacachi, lugar en el que debía reclamar la Renta dignidad, un bono que da el Gobierno de ese país a los mayores de 60 años.

Andrea Mamani se movilizaba dentro del carro de juguete porque no tenía para comprar una silla de ruedas, que era lo que realmente necesitaba para que sus hijos la pudieran llevar de una forma más sencilla y segura a donde debía trasladarse, según contaron los protagonistas en un primer video publicado por Unitel Bolivia.

En la grabación se detallaba que los nietos o hijos de la anciana debían empujarla en el pequeño camión durante unas dos horas, pero gracias al reportaje, la vida de Mamani cambió.

Su historia se hizo viral y logró despertar la solidaridad de los bolivianos, que le enviaron la silla de ruedas que tanto necesitaba.

Andrea no solo recibió este artículo, que tiene llantas todo terreno teniendo en cuenta el lugar en el que vive, sino que un médico fue hasta su casa a hacerle un chequeo médico y también le enviaron víveres a toda la familia, como se puede observar en un segundo video del mismo canal.