Según el decreto presidencial, están afectados miembros del gobierno de Maduro desde el rango de viceministro; todos los oficiales del ejército, la policía y la Guardia Nacional desde el rango de coronel, y todos los miembros de la Asamblea Constituyente, así como sus familias inmediatas.

Al margen de la Asamblea General de la ONU, Trump, denunció “una tragedia de proporciones históricas” en Venezuela pero prometió que los venezolanos “serán libres”, al discutir la crisis en el país con gran parte de sus colegas latinoamericanos.

La administración Trump también aplicará medidas similares a altos funcionarios iraníes, en el marco de su estrategia de “máxima presión” contra Teherán.

La decisión contempla excepciones, como personas con residencia permanente en Estados Unidos y beneficiarios de estatuto de asilo.