Según el diario The New York Times, que cita fuentes anónimas, la orden de registro fue emitida por fiscales federales en Manhattan y durante la misma se incautaron de “dispositivos electrónicos”.

Ni los fiscales ni el FBI confirmaron la información al ser consultados.

Los fiscales federales investigan desde hace meses las actividades de cabildeo de Giuliani en Ucrania, y más específicamente la posibilidad de que abogara en favor de funcionarios y empresarios ucranianos ante el gobierno de Trump en 2019, según varios medios.

Rudy Giuliani, de 76 años, quien también fungió como fiscal federal de Manhattan, no ha sido acusado por la fiscalía, que tampoco se ha pronunciado oficialmente sobre la pesquisa.

Pero en el otoño boreal de 2019, se vio envuelto en el corazón del escándalo ucraniano que sacudió la presidencia de Trump.

Sus esfuerzos para convencer a Kiev de que entregara información comprometedora sobre Joe Biden salieron a la luz y ayudaron a someter a Donald Trump a un juicio de destitución, que el mandatario sorteó con éxito.

Dos hombres que trabajaron para Giuliani en Ucrania, Lev Parnas e Igor Fruman, también fueron acusados en Nueva York a fines de 2019 de violar las leyes de financiamiento de campañas.

Giuliani es uno de los más firmes partidarios de Trump y afirma que las elecciones presidenciales de 2020 fueron amañadas a favor de Biden.