La agencia EFE aseguró que tuvo acceso a un documento en el El Tribunal de Apelaciones de Barlavento, de Cabo Verde, en el que dice que Álex Saab podrá pasar a prisión domiciliaria cuando presente “una vivienda adecuada avalada por las autoridades penales”.

El tribunal, que ratificó la extradición del empresario a Estados Unidos, agregó —según el medio— que él debe “permanecer en todo momento” en la casa, mientras continúa el proceso para ser enviado a las autoridades estadounidenses.

Hace más de un mes, el Tribunal de Justicia de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), bloque regional al que pertenece Cabo Verde, dictaminó un cambio en el régimen de encarcelamiento del acusado para que pudiese tener acceso a su familia, abogados y doctores dados sus supuestos problemas de salud.

Según la defensa de Saab, el estado de salud de su cliente es “débil” por una “condición de cáncer existente”, del que no se han ofrecido mayores detalles.

El empresario colombiano, nacido en Barranquilla y de origen libanés, está relacionado con varias empresas, entre ellas Group Grand Limited (GGL), acusada de tapar los sobrecostes de un programa de ayuda para alimentos del gobierno de Nicolás Maduro, conocido como CLAP.

Un funcionario de Estados Unidos indicó en julio de 2019 que con los CLAP el empresario colombiano y tres hijastros de Maduro se lucraron, al parecer, con “cientos de millones de dólares”.

Según Estados Unidos, entre noviembre de 2011 y septiembre de 2015 Saab y su socio Álvaro Enrique Pulido se confabularon con otros para lavar sus ganancias ilícitas y transferirlas desde Venezuela a cuentas bancarias estadounidenses, motivo por el que Washington tiene jurisdicción en el caso