El señalado testaferro de Nicolás Maduro asegura, citado en exclusiva por El Mundo de España, que estadounidenses lo torturan cada noche para obligarlo a “hacer declaraciones falsas en contra de Nicolás Maduro”.

Pese a las presuntas torturas por parte de estadounidenses encapuchados, el empresario capturado cuando aterrizó en Cabo Verde a cargar combustible en su avión, el pasado 12 de junio, asegura que no dará su brazo a torcer y que no aceptará firmar el documento ni hablar en contra del líder venezolano.

A Álex Saab se le señala de lavar unos 16 millones de dólares provenientes de Venezuela mediante operaciones fraudulentas, como la supuesta inversión en una textilera conocida como Shatex S.A.

Estados Unidos, por su parte, según reporta El Mundo, lo acusa de lavar 350 millones de dólares más a través de un sistema financiero estadounidense, que no menciona cuál es.

Extradición complicada

Las presuntas torturas se estarían presentando luego de que la defensa del barranquillero Saab expresara que no se la va a poner fácil a Estados Unidos para que extradite a su cliente.

En la carta en la que Álex Saab denuncia las torturas y a la que el medio ibérico tuvo acceso, el detenido defiende a Nicolás Maduro y su familia, y expresa que el venezolano chavista “es un presidente que lucha por salvar a su pueblo en medio de un bloqueo inhumano”.

“Soy diplomático desde abril de 2018 como enviado especial de Venezuela para Rusia e Irán con inviolabilidad e inmunidad diplomáticas y exijo mi liberación inmediata”, escribe también en la misiva citada por El Mundo.

En su defensa, Saab señala que cuando fue capturado regresaba en vuelo humanitario desde Irán para llevarle a Venezuela “alimentos, medicinas y gasolina para aliviar una crisis empeorada por el Imperio” y concluye con que está “secuestrado” en Cabo Verde porque es “objetivo de EE. UU.