A través de su cuenta oficial de Twitter, la entidad confirmó que el terremoto tuvo una profundidad de 40 km y que hasta el momento no se han registrado víctimas o daños materiales de importancia.

El USGS, adicionalmente, aseguró que se reportaron al menos cuatro réplicas de 5,0 grados en la escala de Richter. El potente sismo se alcanzó a sentir en la cercana comunidad de King Cove, en la península de Alaska.

“Todos los sofás, sillones reclinables y estanterías se movían. Tuve que sostener uno de ellos para que no se cayera”, manifestó en un medio local Michael Ashley, residente de esa condado.

El estado de Alaska, además, fue puesto en alerta de tsunami luego de que se registrara el fuerte temblor este lunes. La Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) indicó que la advertencia cubre gran parte de la costa sur, incluida la península.

“Los residentes y los trabajadores de la fábrica de conservas están siendo evacuados a terrenos más altos hasta que sepamos más sobre la alerta de tsunami”, afirmó el alcalde de King Cove, Gary Hennigh, en el Anchorage Daily News.

La NOAA, por último, señaló que la zona de riesgo se extiende actualmente cientos de kilómetros al noreste hasta la ensenada de Cook, pero no abarca la ciudad más grande del estado, Anchorage, situada al final de ese golfo.