De acuerdo con CNN, la aerolínea estadounidense, con sede en Denver, habilitó para sus vuelos comerciales la opción “More room” (más espacio), en la que garantizaba que nadie iba a estar sentado en el puesto del medio.

“Permite a los pasajeros un mínimo de distancia social de otras personas en una situación en la que no es posible mantenerse a 2 metros de distancia”, publicó en su momento esa cadena.

Esta medida estaba lista para funcionar en los vuelos del 8 de mayo al 31 de agosto, con un cargo extra de mínimo 39 dólares, es decir más de 150.000 pesos colombianos, indicaba el mismo medio.

Sin embargo, las autoridades aéreas de EE.UU. le bajaron las alas a ese plan y le pusieron un tatequieto a Frontier Airlines, indica también CNN.

Esto debido a que hubo fuertes críticas a esta idea por parte de algunos legisladores y por ello la aerolínea ‘lowcost’ desistió de ese plan para mantenerse viva durante la pandemia generada por el coronaviurs.

“Reconocemos las preocupaciones planteadas de que nos estamos beneficiando de la seguridad y esto nunca fue nuestra intención. Simplemente queríamos ofrecer a nuestros clientes una opción para más espacio”, respondió mediante una carta a 3 legisladores demócratas el CEO de esta compañía, Barry Biffle.

Los destinatarios de esa misiva eran Steve Cohen, Jesús G. “Chuy” García y Edward Markey quienes calificaron el precio como “irrazonable y desproporcionado”, particularmente cuando otras aerolíneas tomaron medidas similares sin cobrar de más a los clientes, como hicieron Delta y American Airlines, detalla el medio estadounidense.

No se debe cobrar al público volador por mantenerse sano en los vuelos. En un momento en que la mayoría del público no se siente cómodo volando, creemos firmemente que las tarifas adicionales como la opción ‘Más espacio’ desanimarán aún más al público volador a participar en un esfuerzo ya agotador”, dijeron esos políticos en una carta conjunta a Frontier Airlines, que al final sirvió para que desistieran de esa idea.