“El balance definitivo del trágico accidente es de 13 muertos y dos heridos graves, transportados por helicóptero a Turín”, indicaron los servicios de rescate de Italia en un balance presentado como definitivo, sobre el grave percance.

Los dos heridos graves del accidente son dos niños de nueve y cinco años.

Según el diario Il Corriere della Sera, hay turistas alemanes entre las víctimas. Esa información no fue confirmada por ninguna fuente oficial.

El primer ministro, Mario Draghi, expresó en un comunicado su “profundo dolor”.

El accidente se produjo hacia las 12:30 del mediodía italiano (5:30 de la mañana, hora colombiana) a 100 metros de la última estación de altura del teleférico, según un comunicado del ministerio de Infraestructuras. Pudo deberse a la rotura de un cable, provocando la caída de la cabina.

El ministro de Infraestructuras, Enrico Giovanni, anunció la creación de una comisión de investigación. “Es un hecho dramático que evaluamos con la mayor atención” dijo.

El presidente de la región piemontesa, Alberto Cirio, se declaró “devastado”. “Es una tragedia enorme, que nos deja sin aliento”, dijo.

Imágenes de las autoridades muestran a bomberos y policías en torno a los restos de la cabina en una zona boscosa cuya fuerte pendiente dificulta el acceso.

El popular teleférico turístico conecta en 20 minutos el pueblo de Stresa con el monte Mottarone, que culmina a casi 1.500 metros y ofrece una vista espectacular de los Alpes y del lago Mayor.

El teleférico estuvo cerrado entre 2014 y 2016

El teleférico estuvo cerrado entre 2014 y 2016 por trabajos de mantenimiento.

EL lago Mayor, entre Suiza e Italia es uno de los destinos más preciados por los turistas italianos y extranjeros.

Giovanni Toti, presidente de Liguria, región vecina del Piemonte, lamentó una “tragedia absurda” ocurrida en un momento en que Italia aprovecha del desconfinamiento tras meses de restricciones sanitarias. “Un domingo de reapertura que debió ser portadora de esperanzas” subrayó.

El presidente del Consejo europeo, Charles Michel, expresó en Twitter, en un mensaje en italiano, sus “más sinceras condolencias a las familias y a los amigos que han perdido a seres queridos en este trágico accidente”.

Varios accidentes letales de teleféricos, telecabinas o funiculares se han producido en los últimos 50 años en Europa.

El último se remonta al 5 de septiembre de 2005, cuando un bloque de cemento de 800 kilos se desprendió del helicóptero que lo transportaba y cayó sobre un teleférico cerca de Solden, en el Tirol austríaco, provocando la muerte de nueve esquiadores alemanes.

En Italia el 3 de febrero de 1998 un avión militar estadounidense seccionó el cable de un teleférico en Cavalese, estación de esquí de los Dolomitas, causando la muerte a los 20 pasajeros de la cabina. También en Cavalese, pero más de 20 años antes, en 1976, la ruptura de un cable había provocado la caída de una cabina, dejando 42 muertos.