Luego de que un juez de Rhode Island, Estados Unidos, dicto su sentencia, el hombre, de 45 años, colapsó y se desmayó, cayendo sobre la mesa en la que estaba apoyado, publica el diario The Providence Journal.

Según los reportes, Goodman se despertó un par de minutos después, algo aturdido todavía por la noticia. Apenas alzó la cabeza, el juez continuó leyendo la sentencia: “30 años por cada uno de los 8 cargos contra niños explotados sexualmente, incluido un bebé de tres semanas, y 20 años por un cargo de posesión de pornografía infantil sádica y masoquista”, cita el mismo medio.

“La única forma en que puedo asegurarme de que nunca más vuelva a violar a alguien es que no salga de la cárcel… No tengo ninguna garantía de que vaya a parar”, señaló el juez John J. McConnell.

La sentencia superó con creces los 100 años buscados por el abogado de las víctimas, Lee Vilker, quien calificó de “el peor caso” que había manejado en su carrera profesional, explica The Providence Journal.

Las autoridades arrestaron a Goodman en mayo de 2018 después de una investigación realizada por el un grupo especial que protege los niños de Rhode Island junto con investigadores de Seguridad Nacional de EE. UU., finaliza el rotativo estadounidense.