La organización de la ONU para la Educación y la Cultura recuerda que hace solo dos semanas, China, donde apareció el virus en diciembre, era el único país que había cerrado los colegios. Pero ahora estas medidas drásticas paralizan la economía del gigante asiático y, a su vez, amenazan el crecimiento global.

Italia es el último país en haber cerrado los colegios en un intento por frenar la epidemia que mantiene en suspenso al planeta y amenaza la economía mundial. Ese país, principal foco europeo, que superó el miércoles los 100 muertos (3.089 contagiados de los cuales 107 muertos), ha tomado medidas excepcionales: todos los colegios y universidades permanecerán cerrados desde el jueves hasta el 15 de marzo.

Corea del Sur, segundo foco de contagio después de China (5.766 infecciones, incluidas 35 muertes) ha prolongado las vacaciones tres semanas en centros educativos y guarderías.

En Irán, donde las autoridades informaron de 15 nuevas muertes (92 en total, 2.922 casos), también se cerraron los establecimientos escolares, se suspendieron los eventos culturales y deportivos y se redujeron las horas de trabajo en las administraciones.

China superó los 3.000 muertos el jueves, con 31 nuevos decesos registrados. La cuarentena a la que están sometidas Wuhan y su provincia, el epicentro de la epidemia, desde finales de enero, así como la limitación de los viajes en el país, parecen estar dando resultado, con una tendencia a la baja de nuevas muertes durante las últimas semanas y más de 50.000 personas curadas.

La directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, declaró el miércoles que la crisis exigía “una respuesta a nivel mundial”, mientras que los países miembros de la institución prometieron “todo el apoyo necesario para limitar el impacto” de la epidemia y restablecer el crecimiento.

Sin poder evaluar todavía con precisión el impacto económico del coronavirus, el FMI confirmó que el crecimiento mundial en 2020 sería “inferior” al de 2019.

Las competiciones deportivas también se ven afectadas: en Italia, todos los partidos, incluidos los de fútbol, se celebrarán a puerta cerrada hasta el 3 de abril. El futuro de dos grandes eventos deportivos está en suspenso: la Eurocopa (12 de junio al 12 de julio) y los Juegos Olímpicos de Tokio (24 de julio al 9 de agosto).