Queremos crear conciencia y adelantarnos… Queremos decirle a la gente que realmente no estamos listos, es demasiado pronto”, dijo a CNN Kat Layton, una de las jóvenes que se contagió por salir de fiesta a un bar.

La adolescente relató en la cadena estadounidense que se reunieron para celebrar el cumpleaños de un amigo y luego decidieron a uno de los bares que abrió luego de la cuarentena.

Sin embargo, el lugar estaba abarrotado y nadie en el lugar llevaba tapabocas para protegerse del contagio del COVID-19, señala el mismo medio.

Para Layton y sus amigos el coronavirus no era un riesgo, pues habían escuchado del gobernador Ron DeSantis y muchas otras personas más que todo estaba bien, mientras los negocios comerciales iban abriendo sus puertas tras el desconfinamiento, detalla CNN.

Pero días después de la fiesta se empezaran a sentir mal, a enfermarse. Ahí fue cuando se dieron cuenta que la pandemia del COVID-19 es una realidad.

“Recibir los mensajes de texto de que mis amigos estaban contagiados fue abrumador. Era simplemente boom, positivo, boom, positivo, boom, positivo, de forma consecutiva”, dijo por su parte Dara Sweat a la misma cadena.

Todos el grupo de 16 amigos resultó contagiado, pero, afortunadamente para ellos, ningún caso es grave y todos tienen síntomas leves como fiebre y dolor de garganta, señala ese medio.

Las adolescentes que hablaron con CNN dijeron que están seguras que se contagiaron en ese bar porque desde aquel día han recibido mensajes de desconocidos que afirman haber contraído el brote, también, en ese lugar.

Aunque el estado de Florid, en Estados Unidos, a tuvo un número récord de nuevos casos el lunes, mientras regresan a la normalidad, el gobernador Ron DeSantis expresó que no va a a volver a la cuarentena.

No, no vamos a cerrar, vamos a seguir adelante. Vamos a seguir protegiendo a los más vulnerables. Vamos a continuar asesorando, especialmente a nuestros ancianos”, dijo DeSantis, citado por la cadena estadounidense.