Al parecer, en las instalaciones, pertenecientes a la firma Emergent BioSolutions, se mezclaron “accidentalmente” hace unos quince días ingredientes de la vacuna de Johnson & Johnson (Janssen) y de AstraZeneca, lo que malogró hasta 15 millones de dosis de Johnson & Johnson , según informó el New York Times.

La misma planta Emergent BioSolution produce tanto dosis de la fórmula de J&J como de la farmacéutica AstaZeneca.

Lo sucedido obligó a Janssen a reforzar la supervisión para evitar futuros problemas de calidad en la producción.

No obstante, este aplazamiento no afecta a las dosis que actualmente se están utilizando en EE. UU., ya que han sido producidas en Holanda, donde las líneas de producción cuentan con la aprobación de las autoridades reguladoras estadounidenses.

Sin embargo, se esperaba que a partir de abril, la vacuna de Johnson & Johnson comenzara a ser producida en grandes cantidades en la planta de Baltimore, algo que ahora se ha puesto en cuestión, según el NYT, que cita a fuentes familiarizadas con el asunto.

Por ahora también se desconoce si esto afectará a otros países que, como Colombia, también adquirieron algunas dosis de esa farmacéutica.