Los premiados, residentes del pequeño pueblo de 1.500 habitantes de la región de Castilla y León, se han convertido en el epicentro de uno de los premios más grandes jamás repartidos por lotería europea Euromillones.

Así lo explicó Tarsi Magdaleno, uno de los agraciados, que, a pesar del enorme golpe de suerte, no descuidó su labor como conductor de ambulancias, ya que “lo primero es lo primero, ya habrá tiempo de celebrarlo”, aseguró.

A pesar de la importancia del premio, Alberto Magdaleno, alcalde del pueblo e hijo del afortunado ganador, reconoció que la celebración será “contenida” debido al “mal momento que atraviesa el país”.

También destacó la importancia de que el premio se encuentre repartido entre 15 familias en lugar de en un único ganador, porque “hay familias a las que les va a venir muy bien”.

Este premio es uno de los más importantes que ha dejado la lotería europea Euromillones en España, siendo superado solo por los 190 millones de euros (214,5 millones de dólares) que obtuvo en 2017 un único ganador en Las Palmas (Islas Canarias).