“Quiero llorar”, se escucha decir a Kylie cuando ve la casa que su mamá Kris le compró a su pequeña Stormi.

Luego, ambas llevan a la niña a que conozca su regalo navideño, que está completamente amoblado con objetos a su medida.

Al ver la casa, Stormi se emocionó y, luego empezó detallar cada cosa, desde el timbre, el buzón y el balcón hasta la chimenea y la cocina.

El regalazo de la pequeña fue instalado en el jardín de la mansión que tiene Kylie, como se puede ver desde el minuto 3:23 de este video con el recorrido por la casa de la niña.