Según la paisa, hace 8 años ella tenía una vida profesional exitosa en México como modelo de catálogo, pero un día conoció, en una reunión de amigos, al señalado narcotraficante que, de acuerdo con Expansión de México, era ficha de la organización de los Beltrán Leyva.

Que una persona tenga lujos, carros o joyas […] no te da certeza de qué persona se trata”, dijo Sosa al programa  de farándula, que le preguntó si alguna vez sospechó de la honorabilidad de su “amigo”.

Era una persona normal, salíamos a comer, a caminar por centros comerciales […] era caballeroso, detallista, me hacía sentir una mujer”, dijo la modelo a La Red al tiempo que destacó la parte “brusca” del narcotraficante, porque fue uno de los aspectos que más le llamó la atención.

La versión de Juliana Sosa aclara que solo compartió 3 meses junto a alias ‘JJ’, hasta que, en enero de 2011, la Policía Federal los capturó junto a otros hombres de su organización, en un operativo en donde la colombiana habría sido golpeada, interrogada y aislada durante 3 días, declaró a La Red.

La policía mexicana la expuso públicamente, con el armamento incautado, y su calvario se extendería por 6 meses hasta que a justicia de ese país la absolvió de toda culpa y la deportó hacia Colombia.

José Jorge Balderas Garza sigue preso en una cárcel federal de ese país y fue procesado penalmente por haber sido el autor material del atentado con arma de fuego contra el futbolista paraguayo Salvador Cabañas.

Vea el informe de La Red: