Enrique Cuéllar, padre del fallecido experto en gastronomía silvestre, aseguró al programa que la última persona con la que habló su hijo fue su novia, a quien le comentó que su día “había salido de maravilla”.

Estoy molido, pero estoy feliz“, habría sido lo último que dijo Alejandro en la llamada (antes de quedarse dormido), que se dio a las 11:30 de la noche, y en su acta de defunción se explica que su fallecimiento se dio 15 minutos después (11:45 p.m.).

Con lo anterior, Enrique especuló que su hijo no se habría quedado dormido sino que había muerto, pues su deceso fue súbito.  Según el comunicado de Canasto Picnic Bistró, restaurante que él dirigía, falleció a causa de un “paro cardiaco fulminante”.

El hombre también recordó que el chef llevaba la música en sus venas: tocaba piano, guitarra y componía, y en familia tenían un grupo con el que planeaban presentarse el 17 de noviembre.

Este es el reporte completo: