En su mensaje, la organización expuso que en la industria de la lana, esta herramienta que parece inofensiva en realidad es utilizada para enganchar a las ovejas del cuello y de las patas, informó el medio mexicano Milenio.

Según este mismo medio, los tiempos han cambiado y eso incluye una mayor preocupación por el bienestar de los animales. En ese sentido, los personajes deberían estar acorde con los nuevos valores de las generaciones actuales.

Así que la transformación que tuvo el estilo de la pastora de porcelana para la cuarta entrega de la famosa película animada, donde se muestra con una apariencia más moderna y que denota empoderamiento, debería ser aprovechada en pro de enviar un nuevo discurso sobre los derechos de los animales.

Ahora, Bo Peep tiene pantalones en lugar del vestido abombado y el cabello recogido con un moño lateral en cambio del sombrero tipo pava. Estas modificacione incluidas al parecer tuvieron gran aceptación entre el público.