Nuestro plan es organizar un evento íntimo en persona en la Union Station de Los Ángeles, con elementos adicionales desde el Dolby Theatre de Hollywood“, asegura una misiva firmada por los productores de la gala, Steven Soderbergh, Stacey Sher y Jesse Collins.

“Si su primera pregunta es ¿se puede hacer de forma segura? La respuesta es: Sí, se puede“, agregaron.

“Aquellos que no pueden asistir por problemas de horario o debido a la inquietud por viajar, queremos que sepan que no habrá opción de conectarse por videollamada. Haremos todo lo posible por brindar una velada segura y en persona para ustedes y para los millones de seguidores en todo el mundo”, afirmaron los productores.

La organización cree que las videollamadas, utilizadas en los pasados Globos de Oro y premios Emmy, “disminuirán esos esfuerzos”, por lo que los Óscar seguirán el modelo de los pasados Grammy, que contaron con un escenario al aire libre y una reducida lista de invitados compuesta únicamente por los nominados y sus acompañantes.

La prensa trabajará de manera remota, excepto los encargados de la retransmisión, y tampoco se repartirán invitaciones entre los miembros de la Academia.

“Mucho se ha perdido y ha cambiado desde los últimos Óscar. Reconoceremos eso a la vez que recordaremos el poder y la necesidad de contar historias para conectar a personas de todo el mundo”, concluyeron.

La Academia anunció el lunes las candidaturas para la 93 edición de los Óscar, en las que ‘Mank’ fue la más nominada con diez opciones de estatuilla. ‘Nomadland’, la máxima favorita en esta extraña temporada de premios, logró seis nominaciones.