El artista está siendo intervenido por un hematoma intracraneal y un derrame cerebral, según el diario ABC, pues al caerse en el Wizink Center de la capital española, sufrió un fuerte golpe en la cabeza.

En un principio, representantes del cantante habían asegurado que solo tenía fracturas en el hombro izquierdo y que por ello no iba a ser necesaria una operación.

“Pasará un par de días en el hospital en observación”, indicó la cuenta oficial de Twitter del artista de 71 años.

Después, al ser examinado en el recinto médico se percataron de las lesiones que tenía en la cabeza por la terrible caída.

El accidente fue provocado por una luz muy intensa que lo habría deslumbrado, y por ello no se dio cuenta que había pisado fuera del escenario, contó la promotora del evento a EFE.

Sabina fue llevado en camilla fuera del escenario para ser atendido por paramédicos, luego volvió en silla de ruedas, guiado por su amigo y cantante Joan Manuel Serrat, y se despidió del público.

“Estas cosas solo me pasan en Madrid y lo siento muchísimo”, expresó Sabina ante los asistentes del concierto y pidió excusas por la cancelación del evento.