Según NME, la leyenda de la música dance dijo que estuvo en una fiesta en 2001, a la que también asistió el actual mandatario de Estados Unidos, y estando allí sus amigos le sugirieron frotar su pene contra el entonces empresario; todos ya estaban bajo los efectos del alcohol.

Tomé un trago de vodka para prepararme, me saqué el pene flácido de los pantalones, y pasé casualmente por delante de Trump, tratando de rozar el borde de su chaqueta con mi pene. Por suerte, él no lo notó. Regresé con mis amigos y ordené otro trago”, narró.

Esta confesión del artista quedó plasmada en su manuscrito, que fue publicado en 2016, pero varios medios rememoraron el hecho, del que además agregó que no recuerda todo claramente, pues no estaba en sus 5 sentidos.

Estaba muy borracho y drogado todo el tiempo, así que no estoy 100 % seguro de que haya ocurrido”, detalló.