“Me gusta todo lo que alegre el espíritu”, le dijo doña Anciana, la mujer que a medida que se hace mayor crece en alegría y que por estos días celebra varios años en la actuación, labor en la que conoció a una de las personas que más quiere: Martín de Francisco.

Cuenta que en 1995 lo conoció a él y a Santiago Moure. En ese año comenzó un papel en la miniserie “Señorita Isabel”, en la que tenía que hacer de novia de Martín de Francisco.

Recuerda con entusiasmo cómo Carlos Molina, ‘Cerdo’, la tuvo en cuenta para asumir ese papel que cambió su vida.

“Me dieron de una vez los libretos y casi me caigo de la sorpresa cuando vi que iba a ser novia de Martín. Eso es vergonzoso para la tercera edad”, dijo con gracia.

Reveló que  ‘Anciana Decrépita’, de ‘La Tele Letal’, fue un nombre seleccionado por el público.

“He podido hacer lo que me gustaba, aunque fue ya en mi tercera o cuarta edad”, expresó.

Cuenta que en el Salón Gran Colombiano departía con otras personas de su edad, época en la que fue muy feliz. Practicó danzas, cocina y otras actividades comunitarias.

Eso sí, quiere que la pandemia pase pronto pues le da tristeza porque no puede ver a sus amigas, teniendo una de ellas 100 años.

Y no dejó de lado su talento para coplar e improvisar:

“¿Qué te dé un beso, mi vida, con lo ocupada que estoy? Más bien saco un tiempito y por la noche se lo doy”.