En sus historias de Insagram la ‘influenciadora’ explicó que ella no es la que tiene contacto con las empresas que buscan que las promocione, pues de eso se encarga una agencia en la que confía y fue por ese medio que se realizó todo.

Pese a que varias personas aseguran que la página de compra del producto desapareció días después de que muchos depositaron el dinero para la compra, Luisa informó que tiene entendido que el sitio colpasó, más no cerró.

Desde que esto sucedió, al lado de mi equipo y la agencia hemos estado siguiendo de cerca el tema y presionando para una solución inmediata“, aclaró Luisa, y aseguró que la marca ya les respondió y empezó a devolver el dinero a los compradores afectados.

“Sé que esta empresa hoy comenzó a regresar los pagos con pruebas de que es así, no sé si a todos hoy o en qué tiempo”, añadió en la publicación.

Aprovechando toda la polémica que generó la supuesta estafa, la también ‘youtuber’ comentó que acostumbra a usar los productos antes de atreverse a recomendarlo en sus redes sociales, y lo hace para evitar que sus seguidores se vean afectados.

Antes de concluir con el texto, Luisa Fernanda aclaró que no había salido a hablar de lo que estaba ocurriendo porque debía tener claro todo lo que pasaba y espera que todo tenga una pronta solución.

“No había razones para no creer que se iba a solucionar, como se está haciendo, no podía asegurar nada como sí lo hicieron algunas personas a las que hoy les digo: sigan creyendo que están en este mundo para educarme y dedíquense a sus vidas“, dijo, y agregó que tomará acciones legales en contra de quienes difamaron sobre su buen nombre.

Estas son las historias, que fueron compartidas por un usuario de Instagram: