La artista estrenó el tema ‘Never Worn White’, una balada en la que habla de lo que significa llegar al altar y la emoción que le genera hacerlo con el hombre de su vida.

En el videoclip que acompaña la canción se puede ver el abultado vientre de Katy Perry, quien al compartir la noticia en Instagram escribió una corta descripción en la que bromeó diciendo: “Digamos que va a ser un verano repleto”.

Aunque durante los casi cuatro minutos que dura la producción audiovisual es evidente el embarazo de la intérprete de ‘I Kissed A Girl’, es al final donde se aprecia el avanzado estado de gestación de Perry, cuando ella aparece tocando su barriga sobre un vestido hecho en velo.

Después de 7 horas de haber sido publicado en YouTube, el video ya superaba los 2 millones de reproducciones en la plataforma.