Él llegó con un dolor en el abdomen al hospital y descartaron que fuera apendicitis, pues ya había sido operado de eso. Minutos después, los médicos le pidieron que se comunicara con su familia porque debía ser operado de urgencia, recordó el comediante en el matutino. 

“Me dicen: ‘¿Con quién vino?’, y yo: ‘Vine en mi carro’. ‘Llame a la casa para que le traigan útiles de aseo, pijama, porque a usted hay que operarlo ya. Usted tiene trombosis mesentérica’, [respondieron]. Enseguida, me operaron. Es como un infarto al intestino, de 100 se salva uno, y yo fui el uno. […] No le llega sangre y la persona se muere. Los médicos le dicen cementérica”, relató Hugo.

En medio de esa angustia por la suerte del humorista, una de las hijas del famoso llamó a su padrino, el padre ‘Chucho’. Ella le pidió al sacerdote que visitara a su papá porque “en el Hospital Militar les dijeron: ‘Preparen el sepelio, de eso no se salva nadie’”. No obstante, ahí llegó el milagro gracias a que el cura le “impuso la mano”, explicó el comediante.

Yo estaba en cuidados intensivos, no dejaban entrar a nadie, pero al padre lo dejaron. Yo parecía un astronauta, con mangueras por todas partes, y llegó el padre y me impuso la mano —hay dos curas que hacen eso porque Dios les dio el poder; son ángeles que Dios mandó a la tierra a sanar a los enfermos—. Él ya había hablado con los médicos, y le habían dicho: ‘No, padre, de eso no se salva nadie’. [Pero él les respondió:] ‘Él se salva. Mi compadre sale de esta’”, relató.

Esta historia que reveló el integrante de ‘Sábados felices’ se escuchó en la emisión en vivo de ‘Día a día’ de este lunes, en donde no solo celebraron los 90 años de este personaje con sus colegas, sino que tuvieron como invitados a dos extrabajadores de ‘El desayuno’ de RCN, el chef Juan Diego Vanegas (a quien le hicieron una propuesta ‘laboral’ y temporal) y a la presentadora Yaneth Waldman.

Aquí algunas de las imágenes del homenaje al humorista; las publicó ‘Día a día’ en su cuenta de Instagram: