Ante la pregunta de la presentadora Chiquinquirá Delgado sobre si había sufrido algún tipo de insulto por ser afrodescendiente, la chocoana respondió que cuando vivía en su pueblo natal no tuvo este problema, sin embargo, al trasladarse a Medellín empezó a ser víctima por primera vez en su vida de racismo.

“Un dolor que me acompañó durante muchos años de mi vida fue no haberle podido responder a esa chica que me dijo: ‘Negro, ni mi caballo’. Yo pasé por el lado de ella y me trató como si la fuera a contagiar”, comentó Calderón con la voz entrecortada y visiblemente afectada al tocar el tema.

Además, la presentadora del noticiero Univisión contó que en su libro ‘Es mi turno: un viaje en busca de mi voz y mis raíces’, habla de este momento difícil en su vida y de muchas experiencias más que tuvo que pasar para lograr ser hoy una de las más reconocidas periodistas de la región.

También, aprovechó el espacio para mandar un saludo y un mensaje a la gente que se ha sentido agredida alguna vez por su raza, gusto o género y los invitó a seguir adelante a pesar de las circunstancias. “Me siento en una posición en la que quiero contar para poder servir a otros, y que mujeres de otras minorías se puedan ver reflejadas en este espejo”, comentó Calderón al finalizar la entrevista.