En un llamado para no llevar a sus hijos a ver la cinta, el grupo asegura que la escena es “sutil”, pero “peligrosa”, según el informativo Newsweek.

Asimismo, acusan a la película de querer “desensibilizar a los niños” con una breve imagen de lo que interpretan como un reflejo de una familia con dos madres.

“Toy Story 4 es el último lugar donde los padres esperan que sus hijos se vean confrontados con el contenido relacionado con la orientación sexual”, aseguran, calificando la escena también como “innecesaria”.

Esta imagen detiene la cortísima escena en la que se ven dos mujeres con otra niña:

Escena Toy Story 4
Aunque el foco está sobre Bonnie, la protagonista, en el fondo se ve una niña con dos mujeres. / @MattPunkArt, en Twitter

¿Puede interpretarse de la manera en que las madres lo hacen? Quizá, pero la falta de elementos que soporten el hecho de que las dos mujeres y la niña tengan siquiera algún vínculo pone en manifiesto la paranoia en la que viven algunos fanáticos religiosos.

¿Podrían ser dos profesoras? ¿La madre y una profesora? ¿La madre y una amiga? ¿La hermana mayor y la profesora? ¿La tía y una amiga? ¿La niñera y una amiga? Las interpretaciones son demasiado variadas, por lo que elegir una sola deja en evidencia más los prejuicios de quien observa que la intención de quien creó la película.

Una frase de uno de los comentaristas de Caracol Televisión durante la pasada Copa América podría resumir el tema: “La diferencia entre un ciego y un fanático es que el ciego sabe que no ve”.