El consejero delegado de Disney, Bob Chapek, insistió este martes en que la compañía de entretenimiento “no está inclinada hacia la izquierda ni a la derecha” política.

“Buscamos que tanto la forma en la que trabajamos como el contenido que creamos refleje la diversidad del mundo en el que vivimos”, aseguró Chapek durante un evento para inversores.

El despido de Carano por sus publicaciones negacionistas de la pandemia y otros comentarios controvertidos sobre el colectivo transgénero, despertaron duras críticas en redes sociales por parte de sectores conservadores.

Según el máximo dirigente de Disney, se prescindió del contrato de la actriz por unos comentarios que a Lucasfilm, productora de la franquicia ‘Star Wars‘, le parecieron “aberrantes”.

En concreto, la polémica se desató por una publicación en redes sociales en la que la actriz comparaba la situación política de Estados Unidos con la Alemania nazi.

“Como la historia se altera, la mayoría de la gente no se da cuenta de que para llegar al punto en que los soldados nazis pudieran arrestar fácilmente a miles de judíos, el Gobierno provocó antes que sus propios vecinos los odiaran simplemente por ser judíos. ¿En qué se diferencia eso de odiar a alguien por sus opiniones políticas?”, publicó la actriz.

Si bien el mensaje no reflejaba una alineación política, a ese texto le siguió una foto de un hombre con la cabeza cubierta de mascarillas y el texto: “Mientras tanto en California”.

Carano se ha mostrado en otras ocasiones contraria al uso de mascarillas, ha apoyado comentarios que aseguran que no existe el racismo y que los seguidores del expresidente Donald Trump son tratados injustamente.

Una vez se burló de los pronombres con los que ciertas personas transgénero piden ser identificadas y en otra ocasión publicó viñetas que reflejaban conspiraciones antisemitas, entre otro tipo de mensajes que también apoyaron las denuncias de fraude electoral repetidas, sin pruebas, por Trump.

Tras la salida de Carano de ‘The Mandalorian’, algunos foros consideraron que Disney aplicó un doble estándar moral porque el otro protagonista de la serie, Pedro Pascal, comparó en una ocasión los centros de detención en la frontera de EE. UU. con los campos de concentración.